Artroscopia de cadera

La artroscopia de cadera es una de las áreas más vanguardistas de la cirugía ortopédica.  Actualmente, el desarrollo de procedimientos altamente especializados en este tipo de artroscopia en los últimos años ha creado nuevas opciones de tratamiento para los pacientes con dolor, lesión y artrosis temprana en la cadera.

Estos procedimientos permiten que los pacientes regresen a sus labores diarias, ya sea trabajo o  bien en actividades deportivas, en un menor tiempo después de la cirugía y a la vez, impiden o retrasan la necesidad de reemplazo articular de la cadera.

artroscopia de cadera

Las lesiones de cadera se pueden presentar en todas las edades. Sin embargo, las lesiones de cadera pueden ser no diagnosticados o mal diagnosticados, debido a que los síntomas no son específicos y se pueden interpretar como  displasia de la cadera, dolor ocasionado por el nervio ciático, inflamación de las bursas, o como  hernias deportivas. Afortunadamente, con un diagnóstico adecuado, muchas personas con lesiones de la cadera son candidatos para  tratar sus padecimientos mediante la  artroscopia de cadera.

  • El procedimiento:

La cirugía artroscópica de cadera se realiza a través de pequeñas incisiones en la piel (usados como portales) en los que se introducen una cámara para ver el interior de la articulación, un instrumento para irrigar y por el otro portal el instrumental necesario. Dependiendo del procedimiento son los instrumentos que se utilizan.

La cirugía se realiza como un procedimiento ambulatorio y dura aproximadamente2 horas. Los pacientes se van a casa el mismo día usando dispositivos de apoyo como las muletas o se quedan internados una noche.

  •  La recuperación:

La artroscopia de cadera es generalmente un procedimiento ambulatorio en el que el paciente se puede dar de alta a la brevedad, siempre y cuando tenga los cuidados necesarios en su casa. Después de la cirugía, requiere el uso de muletas, pero  sin apoyar de la pierna  por dos a seis semanas.

Como parte de la rehabilitación física, la mayoría de los pacientes comienzan a realizar terapia física y a utilizar la bicicleta estacionaria los días subsecuentes al procedimiento quirúrgico. Incluso,  los pacientes pueden regresar al trabajo, dependiendo claro del  tipo de actividad que realicen, tan pronto como 10-15 días después la cirugía. Los pacientes que realizan deporte pueden reincorporarse a  sus carrera deportivas en 3 a 6 meses aproximadamente.

Aunque las lesiones de cadera son frecuentes en los atletas de alto rendimiento, a menudo se producen en personas de edad indistinta, sin actividad física intensa.

Los candidatos ideales para este procedimiento incluyen niños, adultos, personas de la tercera edad que no tienen cambios degenerativos importantes y atletas.

Las lesiones potencialmente tratados con artroscopia de cadera incluyen:

  • Bursitis
  • Cadera en resorte
  • Desprendimiento muscular del glúteo medio
  • Desprendimiento del labrum
  • Desgaste del cartílago
  • Extracción de cuerpos libres intraarticulares
  • Pinzamiento femoro-acetabular

Reparación artroscópica del labrum.

El labrum tiene tres funciones esenciales de la cadera:

  1. Proporcionar estabilidad
  2. Mantener lubricada la articulación
  3. Generar un vacío o sello de succión

Un labrum desgarrado puede causar dolor agudo en la ingle y éste se puede irradiar hacia el muslo o a la pierna, por lo que puede no ser específico. Cuando se desprende el labrum, el sello de succión de la cadera se rompe y la articulación pierde su lubricación y su estabilidad.

Dependiendo del caso y si la cirugía es necesaria, la reparación artroscópica del labrum puede ser un tratamiento eficiente para aliviar el dolor y puede restaurar la función, la estabilidad y la lubricación de la articulación de la cadera.

artroscopia de cadera

La reparación del labrum se realiza mediante pequeñas suturas ancladas que se colocan en el hueso y se utilizan para unir el labrum de nuevo al acetábulo. Este procedimiento permite la restauración anatómica de la cadera y es esencial para restaurar la estabilidad a la articulación. Después de la cirugía es necesario un adecuado tiempo de rehabilitación física con previo uso de muletas por dos a seis semanas aproximadamente.

  • Reparación artroscópica del pinzamiento

El pinzamiento femoro-acetabular de pinzamiento, es la causa más común de desgarros del labrum y de la osteoartrosis en la cadera. se puede describir como unos pellizcos repetitivos entre el cuello fémur y el acetábulo que ocasionan dolor en la cadera al realizar ciertos movimientos. Esto puede traer como consecuencia una lesión en el labrum, en los huesos, o en los tejidos blandos de la articulación de la cadera.

Existen dos tipos de pinzamiento de la cadera. Uno de ellos es el de tipo PINCER, en el que el acetábulo presenta un exceso de recubrimiento óseo, y el otro es el tipo CAM en el que la cabeza del fémur no es del todo esférica. Estas lesiones también se pueden presentar al mismo tiempo, siendo de tipo mixtas.

  • El tratamiento para este tipo de lesiones es quirúrgico.

Se realiza con la finalidad de restaurar la anatomía esférica de la cabeza del fémur, para una lesión de tipo CAM. En estas lesiones, con el movimiento de la articulación se produce un choque entre el fémur y el acetábulo, lo que ocasiona desgaste del cartílago y pellizcos repetitivos del labrum que posteriormente puede causar un desgarro o desprendimiento del mismo. Si se restaura la anatomía del fémur se puede recuperar nuevamente la movilidad de la articulación.

Se realiza con la finalidad de restaurar la anatomía del acetábulo en una lesión de tipo PINCER en la que el acetábulo forma un exceso de cobertura ósea causando dolor de tal forma que  limita la movilidad de la articulación. En la acetabuloplastia, se eliminan las protuberancias óseas con el objetivo de recuperar la capacidad articular y permitir la movilidad completa sin pinzamiento.

Después de la cirugía artroscópica es necesario un adecuado  tiempo de rehabilitación física con previo uso de muletas por dos a seis semanas aproximadamente.

  • Microfractura  artroscópica de cadera

La microfractura artroscópica consiste en realizar múltiples perforaciones en el hueso subcondral en las áreas donde el cartílago es deficiente, esto da oportunidad a las células madre de la médula ósea de generar nuevas células para sustituir los defectos del cartílago.

  • Recuperación

Una vez de someterse a una microfractura, el paciente puede deambular con muletas al pasar 8 semanas. Durante este periodo de tiempo las células madre estimulan el crecimiento del cartílago y se cuida de no tener carga de peso al caminar, es decir, no apoyar.

  •  Reparación por artroscopia de cadera del glúteo medio

El desprendimiento muscular del glúteo medio, también conocido como el desgarro del manguito de los rotadores de la cadera, involucra un desgarro del músculo en su unión con el trocánter del fémur. Este desprendimiento muscular puede causar dolor constante, debilidad muscular e impedir una marcha adecuada.

En muchos casos, un desgarro del glúteo medio puede ser tratado por artroscopia, reparando el tendón glúteo medio y anclándolo de nuevo al hueso usando sutura quirúrgica. Este procedimiento tiene una tasa alta de éxito en el tratamiento del dolor y posteriormente se puede recuperar la fuerza del músculo glúteo medio con la terapia física.

Una vez de someterse a una artroscopia de cadera, el paciente puede deambular con muletas al durante seis semanas aproximadamente, realizando una carga de peso corporal gradual y a tolerancia.