Lo que deben saber sobre la artroscopia de rodilla.

Esta ocasión hablaremos sobre las artroscopias en general y sobre una en específico, a saber, la artroscopia de rodilla. Sin más que agregar, demos inicio a esta publicación que deseamos sea amena, disfrutable y de utilidad para los visitantes.

Sobre las artroscopias en general. ¿Qué son y en qué consisten?

Las lesiones causadas durante las prácticas deportivas suelen suceder muy a menudo, sobre todo en el ámbito profesional donde se realizan actividades de sumo esfuerzo y de gran intensidad, aunque por desgracia, también ocurren en ámbitos no profesionales. Algunas de estas lesiones sólo requieren de reposo y ejercicios de recuperación, más, también las hay de tal magnitud que es necesaria una intervención quirúrgica para remendar los daños.

artroscopia de rodilla

En este último tipo de lesiones, es muy común la artroscopia, un tipo de operación con amplia popularidad dentro de la medicina deportiva. Sin embargo, ¿en qué consiste?

Se trata de un método quirúrgico que a diferencia de otras operaciones se efectúa con una invasión muy mínima, e incluso imperceptible, ya que no deja marcas y cicatrices derivadas de la cirugía, lo cual tiene implicaciones ventajosas, por ejemplo, en la estética del paciente y en los tiempos de recuperación.

La artroscopia es bastante usada en zonas del cuerpo como las rodillas, la cadera y los hombros, es decir, incide en diversas articulaciones de suma relevancia para la motricidad del cuerpo. Mediante este procedimiento, se operan desde lesiones de meniscos hasta daños en los ligamentos cruzados (anterior y posterior) de las rodillas, tan sólo por mencionar algunas de sus aplicaciones en el mundo de la medicina deportiva.

Para su realización, se efectúan incisiones variadas de reducido tamaño (las cuales deben ser lo más chicas posibles) con el fin de crear unas aberturas por donde serán introducidos los instrumentos que se usan comúnmente durante las artroscopias. Con mayor precisión, tales herramientas se introducen en las zonas de las articulaciones para reparar las lesionas y llevar a cabo las suturas. Todo este proceso es dirigido con el respaldo de una cámara (el artroscopio) diminuta que es introducida en la articulación para ver en su interior.

La gran ventaja de este tipo de intervención es, como se mencionó, que se reducen los puntos y cortes en la piel, lo cual significa una pronta recuperación sin las anti-estéticas marcas de cicatrices.  Antes de que apareciera en el ámbito de la medicina deportiva, tenían que realizarse cortes de mayores dimensiones con el fin de acceder a las articulaciones lesionadas, más, hoy en día eso ya no es necesario gracias al artroscopio que orienta a los cirujanos durante las operaciones.

Sobre la artroscopia de rodilla. Características y especificaciones.

En los párrafos anteriores hablamos sobre la artroscopia en general, ahora nos corresponde hablar sobre un tipo específico de esta operación tan empleada por la medicina deportiva, a saber, la artroscopia de rodilla. Es una técnica usada para tratar y diagnosticar anomalías y lesiones en las zonas articulares con una invasión mínima. Durante el proceso de este tipo de operación es empleado un pequeño instrumento con el que pueden efectuarse pequeñas incisiones cutáneas en las rodillas gracias al motor que lleva integrado.

artroscopia de rodilla

Ahora bien, ¿de dónde procede el término de “artroscopia”? De la antigua Grecia donde era utilizado para designar al hecho de mirar en el interior de diversas articulaciones, no exclusivamente las del cuerpo, sino también las de los fenómenos y construcciones físicas.

Aunque  ya era conocida en la primera mitad del siglo XX, fue hasta los años 90’s que se convertiría en todo un acontecimiento dentro de la medicina deportiva gracias a los avances tecnológicos como la nano-óptica, la aparición de la radiofrecuencia y la producción masiva de fibras ópticas. Por medio de esta cirugía de mínima invasión, los profesionales quirúrgicos pueden revisar en el interior de cada rodilla, en específico las articulaciones, tanto por fines terapéuticos como diagnósticos.

Las incisiones que se crean con las herramientas propias de esta cirugía son de rápida recuperación y estéticamente aceptables, incluso son imperceptibles, por lo que los pacientes que se sometan a ella no deben preocuparse por su aspecto después de la operación.

Durante la artroscopia se mira indirectamente en el interior de las rodillas. ¿Por qué indirectamente? Porque la observación es posible gracias a las pantallas en las que se proyectan las imágenes de las articulaciones percibidas por la mini cámara.

Como se dijo, esta operación se realiza en diversas zonas del cuerpo, más, en el caso de la rodilla, se realizan incisiones de apenas 1 cm en cada lado del llamado “tendón rotuliano” con la intención de evitar molestias e incomodidades en el transcurso de la intervención. Frecuentemente se usan dos portales (mediales y laterales)  con una longitud de 2 mm en la línea articular y menor a 10 mm en los lados de los tendones ya mencionados.  A través del portal lateral ingresa la mini cámara y en el medial las herramientas que permitirán reparar la lesión en la rodilla.

Como puede observarse, es una operación sencilla que requiere de equipo sofisticado además de manos expertas y precisas, ya que se trata de una zona muy pequeña donde cualquier negligencia puede agraviar la lesión. Si usted practica algún deporte ya sea de manera profesional o no, y sufre una lesión en la rodilla, acuda con un experto en medicina deportiva como el Dr. Vílchez, pues quizás necesite de una artroscopia.

Esperamos que esta entrada haya sido amena, no olvide seguir nuestras publicaciones para enterarse más de los excelentes servicios que brinda el Dr. Vílchez en su consultorio. ¡Visítenos pronto!