Cómo tratar una lesión de meniscos

Las lesiones de meniscos son bastante habituales en las personas que practican deportes en donde se realiza un gran trabajo con las piernas y las rodillas. El fútbol, por ejemplo, es uno de los deportes en donde este tipo de lesión es muy común. Los meniscos son pequeñas almohadillas que protegen a los huesos de la rodilla de los impactos y esfuerzos que se realizan durante la práctica del deporte. La rodilla tiene dos meniscos, uno conocido como menisco exterior, situado hacia afuera de la rodilla, y otro, situado de lado contrario, conocido como menisco interno.

Cuando un deportista o una persona común sufre una lesión de meniscos es muy importante que reciba un tratamiento adecuado para evitar molestias en el futuro. Generalmente, las lesiones de meniscos requieren de un tratamiento que tiene como principal objetivo disminuir el dolor causado por la lesión. Además, este tratamiento busca que los pacientes recuperen por completo la movilidad y las funciones de las articulaciones de la rodilla.

Debido a que la obesidad es uno de los problemas más frecuentes en México, muchas personas han optado por establecer un estilo de vida saludable a través de la práctica de cualquier clase de deporte que les permita evitar a toda costa el sobrepeso. Sin embargo, la falta de práctica, así como de un calentamiento adecuado antes de la actividad física ha generado que las lesiones de meniscos sean cada vez más frecuentes en los mexicanos. En otros casos, por ejemplo, el sobrepeso es el principal causante de una lesión en la rodilla.

Existen dos tipos de tratamientos que pueden emplearse en las personas que han sufrido una lesión de esta naturaleza. El tratamiento conservador, sin cirugía, que busca, a través de ejercicios de rehabilitación y medicamentos, restablecer por completo los movimientos de la rodilla; sin embargo, en la mayoría de los casos en donde se lesionan los meniscos, es necesario aplicar el tratamiento con cirugía, pues esta parte de la rodilla juega un papel muy importante para que los seres humanos puedan caminar, sentarse o ponerse en cuclillas.

Cuando un médico decide aplicar el tratamiento conservador para tratar una lesión de meniscos debe conocer la evolución natural de la lesión. Si el dolor provocado por la enfermedad continúa después de tres meses, entonces será necesario que el paciente se someta a una intervención quirúrgica que le permita recuperar la movilidad natural de la rodilla y, sobre todo, eliminar el dolor. Una persona que requiere tratamiento quirúrgico presenta síntomas como dolor intenso al realizar determinadas posturas, serias limitaciones en cuanto a la movilidad de la rodilla, derrame del líquido sinovial y, sobre todo, falta de fuerza y chasquidos.

Los médicos especialistas en traumatología y ortopedia, aseguran que para evitar alguna lesión en los meniscos es muy importante tener mucho cuidado al apoyar los pies. Es muy común que una lesión de este tipo se produzca a causa de un giro brusco o al resbalar. En los profesionales del deporte, los médicos aseguran que lo más importante para evitar lesiones es un previo calentamiento y después de practicar el ejercicio intenso, someterse a tratamientos de de fisioterapia para fortalecer la musculatura débil o agotada por el esfuerzo físico que realizaron.

Los tratamientos de meniscos en el caso de una rotura requieren de un tratamiento más completo que, es muy probable, derive en una intervención quirúrgica. Generalmente, el ortopedista o traumatólogo aplican medicamentos para disminuir el dolor y la inflamación; en casos aislados, es necesario aplicar anestésicos locales de forma inyectada sobre la articulación de la rodilla. Estos tratamientos son muy dolorosos, pero un buen médico especialista tiene que agotar todas las posibilidades no invasivas, antes de someter al paciente a una intervención quirúrgica.

Por lo general, las operaciones de este tipo se hacen de forma programada, nunca se realiza una cirugía de meniscos de emergencia. Si el paciente es candidato para una operación por lesión de meniscos, lo más importante es potenciar la musculatura y preparar el cuerpo para que logre afrontar la operación y la recuperación. La recuperación en este tipo de operaciones es vital para que el paciente pueda recuperar la movilidad natural de su rodilla.

Después de una operación de meniscos, los ortopedistas o traumatólogos utilizan técnicas especiales para reducir el dolor y la inflamación causados por la operación. Además, se debe trabajar en la movilidad de las articulaciones a través de terapia de rehabilitación pasiva y activa; asimismo, es recomendable que el médico le enseñe a realizar ejercicios activos que le permitan potenciar a musculatura de la pierna.

Los pacientes que son deportistas, deben realizar ejercicios especiales durante la fase final de recuperación. Al trabajar con ejercicios de tipo propiocetivos, lograrán garantizar que la zona afectada a causa de la lesión se encuentre en perfectas condiciones para responder de nueva cuenta al estrés que el ejercicio produce en los músculos, las articulaciones y los huesos.

No cabe la menor duda que el tema sobre lesiones de este tipo es extremadamente amplio; sin embargo, lo más adecuado cuando se ha sufrido una lesión de esta naturaleza es acudir con un especialista responsable que le pueda brindar un diagnóstico y un tratamiento adecuado que le devuelva la movilidad en sus rodillas. Hoy en día, existen clínicas especializadas en este tipo de lesiones que cuentan con profesionales altamente capacitados.

El Dr. Vílchez, por ejemplo, es uno de los médicos más reconocidos en Nuevo León, capaz de tratar de la mejor manera una lesión de esta clase.  Su amplia trayectoria le ha permitido ser reconocido como uno de los mejores especialistas en Traumatología y lesiones deportivas de todo México. El Dr. Vílchez es un médico certificado por el Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología que ha viajado por el mundo en busca de los mejores tratamientos para solucionar los problemas musculo-esqueléticos que las personas puedan presentar.

Publicaciones recientes

Deja un comentario