Las infecciones después de la colocación de una prótesis o algún material de osteosíntesis (placas, tornillos, clavos), son conocidas como infecciones periprotésicas o periimplante, son una complicación muy seria con una incidencia entre 1-2 casos por 100 procedimientos.

El Dr. Vilchez es un experto en el diagnóstico y tratamiento de las infecciones periprotésicas. Las infecciones periprotésicas son un efecto secundario potencial, pero poco frecuente, a raíz del reemplazo de las articulaciones. Estas infecciones se consideran una complicación grave y merecen un enfoque de tratamiento integral e individualizado. La infección de una prótesis no siempre aparece inmediatamente después de la cirugía. Se clasifican según el tiempo de inicio posterior a la cirugía.

Temprana: durante el primer mes de la cirugía de reemplazo.

Crónica: posterior al primer mes de la cirugía de reemplazo.

Hematógena: Infección en una prótesis funcional posterior a una infección en otro parte del cuerpo (neumonía, bacteriemia, etc).

Las infecciones protésicas se producen por varias razones. En la mayoría de estas infecciones se involucran bacterias que han entrado en el torrente sanguíneo, se han desprendido de algún otro sitio, o han estado presentes en la piel y tejidos blandos. Estas bacterias pueden abrumar el sistema inmunológico del paciente y en última instancia, producir una infección grave dentro o cerca del lugar de la prótesis.

Los síntomas de una posible infección protésica incluyen:

  • Dolor en las articulaciones
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento de la piel
  • Fiebre
  • Secreción
  • Valores anormales de laboratorio
muscle-min