La lesión de meniscos y sus consecuencias

Es muy común que aquellas personas que practican algún deporte que exige movimientos bruscos o abruptos pueden sufrir alguna lesión importante en las articulaciones. La gran mayoría de los jugadores de futbol son propensos a sufrir alguna lesión de meniscos en cualquier momento de su carrera; sin embargo, esta no es la única razón por la cual se puede dañar este tejido, los traumatismos y el desgaste son padecimientos que también pueden afectar a estos tejidos que se encuentran en las rodillas.

Los especialistas en este tipo de lesiones, definen a los meniscos como un tejido resistente y elástico que tiene como función principal evitar que los huesos que se encuentran juntos se rocen entre sí.  Existen tres tipos de cartílago en el cuerpo humano, los más importantes para cualquier deportista son fibrocartílagos y las articulaciones, en especial las que se encuentran en forma de “C” que tiene cada una de las rodillas, este tipo de tejidos se llaman meniscos. Al dañarse uno de estos tejidos puede provocar grandes consecuencias y agudos dolores en las rodillas.

Los meniscos se desgarran o rompen cuando una rodilla sufre un movimiento brusco, por ejemplo un giro violento, habitualmente esto sucede cuando el cuerpo se mueve de forma contraria a la pierna que se encuentra dando soporte al cuerpo. En el momento de la rotura de uno de estos tejidos los pacientes experimentan un dolor intenso y, con frecuencia, un chasquido. En las horas siguientes, esta lesión puede provocar una severa inflamación en la rodilla que impide el libre movimiento de esta.

Los médicos indican que el síntoma clásico de esta lesión es el bloqueo de la rodilla. Los pacientes o personas que sufren una lesión de este tipo, no son capaces de estirar por completo la rodilla. Esto se debe, principalmente, a que la parte que se ha roto del menisco se ha desplazado hacia la parte central de la rodilla, obstaculizando los movimientos naturales.

Generalmente, este tipo de lesiones requieren de una intervención quirúrgica, si se trata de una pequeña rotura en la parte exterior de la rodilla, esta sanará por sí sola a través de reposo y descanso adecuado. En ocasiones, la lesión deja una pequeña parte del menisco colgando, por lo que debe quitarse a través de una cirugía. Pese a que este problema no es completamente serio, puede causar inflamación y retención de líquidos, por lo que la solución es la intervención quirúrgica, que sirve para limpiar la zona afectada.

Por ejemplo, el astro de la selección de Uruguay, el delantero Luis Suarez, ya ha sufrido una lesión de meniscos, la situación se complicó cuando se percató que sólo faltaban 21 días para la Copa Mundial de Futbol. Luego de ser sometido a una operación para reparar el daño sufrido en uno entrenamiento con el Club Barcelona, el delantero se recuperó y pudo jugar la Copa del Mundo sin ninguna complicación en su rodilla.

Es evidente que la ciencia se encuentra muy avanzada y más para tratar este tipo de lesiones o padecimientos que pueden afectar la calidad de vida de las personas. Es increíble que aún hoy se tenga miedo a tratar un padecimiento de esta naturaleza por temor a que algo salga mal en la operación. Hoy en día, casi todos los problemas de meniscos son tratados a través de una artroscopia, la cual es una técnica, relativamente, indolora.

La técnica de artroscopia, sirve para tratar la lesión de meniscos. Esta operación consiste en introducir un par de cables de fibra óptica que cuentan con instrumentos quirúrgicos, novedosos sistemas de iluminación y una pequeña cámara que se encarga de guiar al médico que realizará la operación. A través de dos o tres pequeñas incisiones que se realizan en cada uno de los lados de la rodilla, el médico experto es capaz de solucionar el problema para permitir que el paciente recupere su calidad de vida.

Luego de la operación es necesario realizar un tratamiento fisioterapéutico un tanto conservador. Lo más común es el reposo, aplicación de crioterapia (aplicación de frío en la zona afectada), vendajes compresivos y ejercicios suaves para evitar que la movilidad de la rodilla se atrofie por la falta de ejercicio. También es muy útil el uso de bastones o muletas para desplazarse. Luego de algún tiempo es necesario intensificar los ejercicios, ya que cuando se apoye por completo la rodilla será necesario que cuente con la fuerza suficiente para soportar el peso del paciente.

Es recomendable que los  pacientes que han sufrido lesión de meniscos realicen ejercicios de entrenamiento de tipo propioceptivo, que consisten en conocer el movimiento y la posición de las distintas articulaciones del cuerpo, así como el estado de relajación y tensión que puede alcanzar cada uno de los músculos que tiene el cuerpo humano.

Sobre todo aquellos que son deportistas y que han sufrido una lesión de este tipo, deben tomar en cuenta que una correcta rehabilitación les permitirá volver en la mejor forma posible a su práctica deportiva, algo que es muy importante, pues las exigencias y los gestos técnicos y de esfuerzo requieren de músculos fuertes.

Si has sufrido una lesión de esta naturaleza, es muy importante que acudas con un especialista que se encuentre altamente capacitado, ya que si esto no ocurre, podrías sufrir consecuencias que en un futuro pueden generar mayores complicaciones a la salud. El Dr. Vílchez es un ortopedista completamente certificado por el Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología. Gracias a su especialización en traumatología deportiva y cirugía de rodilla y cadera es un especialista altamente calificado para tratar la lesión de meniscos.

La preparación del Dr. Vílchez es muy completa, ha tomado cursos en el extranjero que le han permitido conocer las técnicas más desarrolladas que se realizan en el mundo de la ortopedia y la traumatología. Su amplia experiencia le permitirá brindarte el correcto diagnóstico y tratamiento que requieres. Así que ya lo sabes, si padeces una lesión de este tipo, no dudes en acudir con el Dr. Vílchez.

Publicaciones recientes

Deja un comentario