Las funciones del ligamento cruzado anterior

Querido lector, antes que cualquier cosa, queremos darle la bienvenida al blog del Dr. Vílchez, en el que encontrará una serie de entradas con temas muy interesantes al respecto de padecimientos y tratamientos ortopédicos y traumatológicos, totalmente a su disposición para su consulta. A lo largo de esta entrada, queremos hablarle de algo muy importante, nos referimos a las funciones que desempeña el ligamento cruzado anterior y de igual forma, la reparación de este.

Esta parte del cuerpo, el cual es uno de los principales ligamentos de la rodilla y se encarga de conectar la parte posterior del fémur con la parte media de la tibia y pasa por detrás de la rótula, lo que crea es una unión que evita un desplazamiento hacia adelante de la tibia. Es muy frecuente encontrar rupturas o lesiones en este tejido, sobre todo por accidentes producidos mediante un fuerte golpe.

Una de las funciones de este ligamento es la de regular la energía cinética producida por la articulación y las terminales sensoriales que mandan señales a la musculatura periarticular. No obstante, una de sus funciones principales, como ya mencionamos con anterioridad, es la de regular el movimiento y de controlar la carga y la rotación de la articulación, por eso es muy común que los deportistas sufran de lesiones en esta zona del cuerpo.

Este ligamento del que hablamos, tiene una doble oblicuidad, al igual que los otros tres ligamentos cruzados, es decir, no sólo son entre sí sino que también lo llegan a ser con los otros ligamentos laterales que componen esta articulación. Esta disposición que se obtiene de los cuatro es la que permite que se tire de los cóndilos. Estos tejidos, están compuestos básicamente por colágeno y presentan una estructura denominada viscoelástica.

Este tipo de característica antes mencionada, otorga a los ligamentos la capacidad para atenuar deformaciones y a su vez, reduce la tensión del movimiento para evitar una lesión. Entre los comportamientos que podemos encontrar en dicho ligamento está la flexión y el deslizamiento del cóndilo durante la extensión y se encarga de eso, es decir, se tensa durante el movimiento que hacemos con las rodillas.

La reparación de este ligamento debe de hacerse para que los deportistas que sufrieron este tipo de accidente puedan reintegrarse nuevamente a sus actividades cotidianas y de igual forma para prevenir el riesgo de uno futuro rompimiento del menisco, lo que puede derivar en enfermedades degenerativas en esta articulación, por eso de llegar a presentarse una lesión, es importante cerciorarse que todo marche en orden y mantenerse en constante revisión médica.

Dicho lo anterior, cabe mencionar que las lesiones que se producen en el ligamento cruzado anterior provocan algunos cambios degenerativos en la articulación, ya que está comprobado por los médicos que alrededor del 60% o en muchos casos hasta el 70% de los pacientes que tuvieron este tipo de lesión, presentan problemas de esta articulación incluso entre los 10 y los 15 años después, lo que ocasiona muchas molestias.

Estos ligamentos son muy importantes para todas nuestras actividades cotidianas, sobre todo para aquellas personas que disfrutan de las actividades físicas como los deportes o los paseos al aire libre, sin embargo, como lo hemos mencionado con anterioridad, son precisamente estas personas las que se encuentran mucho más propensas a sufrir este tipo de lesiones en esta zona.

Uno de los tratamientos que existen para corregir este tipo de lesiones, es una operación, ya que por lo general estos ligamentos no pueden ser suturados nuevamente. Esta intervención quirúrgica tiene como objetivo reconstruir el ligamento a través de la injertación de un tejido. Dichos injertos, pueden ser extraídos de diversas partes del cuerpo, lo más común es que se tomen del tendón de la rótula, otro lugar del que se toman es de los tendones isquiotibiales que se encuentran en los muslos.

Los injertos, en ocasiones se extraen de los tendones de los cuádriceps, que son los que se localizan en la parte que va del muslo a la rodilla, esta decisión dependerá de la evaluación que realice el médico encargado de su caso, para lo cual tendrá que someterse a una serie de estudios y dependiendo de esto, será el tipo de injerto que requiera.

Este tipo de cirugía de la que hablamos, se hace a través de un procedimiento llamado artroscopia,  que consiste en realizar pequeños cortes en esta zona afectada, lo que la convierte en menos invasiva para el paciente y menos dolorosa en cuanto a la recuperación, además de que implica menos tiempo en el hospital.

La recuperación de este tipo de procedimiento quirúrgico lleva en promedio de seis a ocho meses, dependiendo de la evolución de cada paciente, antes de poder reintegrarse a sus actividades cotidianas. La terapia física es muy importante, ya que es la única manera de poder recuperar la movilidad de la rodilla, para eso debe de seguir las instrucciones del médico al pie de la letra y no realizar otro tipo de actividades que no le sean indicadas.

Si usted padece este tipo de lesión, le recomendamos acercarse a especialistas como el Dr. Vílchez, con quien tendrá la mejor atención del mundo, ya que es uno de los mejores ortopedistas y traumatólogos de este país, especialista en el ligamento cruzado anterior entre otros, y se encuentra certificado por parte del Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología. No lo piense más y no arriesgue su salud con charlatanes que solo querrán sacarle el dinero y no garantizar su salud.

Publicaciones recientes

Deja un comentario