OPERACIÓN DE CADERA DEBIDO A ARTRITIS

Artritis es una manera informal de referirse a más de 100 tipos de enfermedades de los huesos y articulaciones. En la República Méxicana, la artritis afecta a más de un millón de personas hoy en día. El momento más apto de control de la enfermedad es en el primer semestre de iniciar los síntomas. Sin embargo, una alta cifra de personas ignora el dolor y la enfermedad se complica. Cuando la cadera tiene artritis, a veces es necesario realizar una operación de cadera. Para tu fortuna, el Dr. Félix Vilchez, especialista en cirugía de rodilla, cadera y traumatología deportiva, tiene los conocimientos, experiencia y pericia necesarias para arreglar la parte de tu cuerpo que te está causando incomodidades.

Operacion de cadera

¿Cómo sabes cuándo es necesario una operación de cadera para reemplazarla por completo?

Cuando actividades diarias se convierten en un verdadero reto: caminar, flexionarse, levantar la pierna, inclusive descansar en una posición de reposo. Cuando el uso de medicamentos antiinflamatorios o contra el dolor, es muy frecuente. Cuando ya está usando herramientas de soporte o terapia para caminar.

¿Cuál es el procedimiento?

Hay dos maneras de atacar el problema: la tradicional, y la mínima invasiva. La diferencia, como sus respectivos nombres lo indican, es el tamaño de la incisión.

Para una operación de cadera por artritis, se relajan tus músculos por medio de una anestesia general. Estarás bajo los efectos, durmiendo tranquilamente, sin sentir dolor o molestias. Hay probabilidades de que se te administre también anestesia en la médula espinal para eliminar posible dolor.

El doctor Vilchez entonces hace un corte sobre la parte de la cadera, mueve los músculos conectados al fémur para exponer la articulación de la cadera. A continuación, con una sierra especial para estas operaciones, se corta la articulación de la cadera y se remueve. Una pieza artificial de articulación de cadera toma el lugar de la dañada natural y con un material especial se pega de manera que permita una rotación y movimiento prácticamente igual al de la parte natural removida.

operacion de cadera

El doctor prepara la parte superficial del hueso de la cadera, remueve cualquier cartílago dañado e inserta la parte del componente acetabular (o receptáculo) que está compuesto por dos partes. Cuando éstas dos partes se colocan encajadas, se procede a drenar cualquier fluido. El doctor Vilchez vuelve a colocar los músculos y cierra la incisión. Un exitoso reemplazo de cadera dura alrededor de veinte años.

¿Cuáles son los cuidados posteriores a la operación?

La estancia en el hospital es de cuatro días a una semana, con reposo obligatorio en cama. La terapia para que tu cuerpo se acostumbre a caminar con la pieza artifical dura de seis semanas a varios meses. Durante este tiempo debes ser muy cuidadoso de no correr, bailar, caerte, subir escaleras, hacer movimientos bruscos, ya que tu nueva cadera se puede dislocar. Incluso después de este tiempo debes evitar ciertos deportes (de alto impacto) o actividad pesada.

¿Cómo saber si eres candidato?

No existe restricción alguna para obtener un reemplazo de cadera. Por supuesto, se lleva a cabo una serie de exámenes médicos, así como una revisión de tu historial para determinar el grado de daño, fortaleza, alineación, deformación, condición muscular y movilidad de tu cadera.

¿Qué tan segura es la operación de cadera?

Es muy segura. Como cualquier cirugía, ésta tiene probabilidades de complicaciones, pero las complicaciones en los pacientes son menores del 3%. Te presentamos posibles (aunque difíciles) escenarios:

Infecciones. No sólo en la superficie de la herida sino alrededor de tu nueva pieza. Pueden aparecer durante tu recuperación, durante la terapia o inclusive años después. Se tratan con antibióticos pero si no desaparecen pueden requerir volver a abrir la herida y remover la pieza.

Dislocación. Es de extrema imporancia que durante tu tiempo de recuperación seas muy cuidadoso. La pieza cabecera se puede salir de la cavidad y es muy doloroso, además de que por supuesto necesita ser recolocada. En el mejor de los escenarios, se recoloca vía manual, pero si no es posible, una segunda operación de cadera debe llevarse a cabo.

Cóagulos de sangre. Problemas con los vasos sanguíneos, nervios, venas de la pierna o de la pelvis pueden presentarse. Es una complicación delicada, puesto que si cualquier coágulo llega a tus pulmones, puede causar daños irreparables (hasta costarte la vida). El tratamiento es muy sencillo pero debe ser llevado al pie de la letra: medicamentos anticoagulantes, terapia continua de movilización.

Dependiendo de las técnicas que te hemos comentado (tradicional y menos invasiva), las probabilidades de complicaciones aumentan o disminuyen. El método tradicional implica una abertura de 8 a 10 pulgadas. El método menos invasivo sólo corta de 2 a 5 pulgadas, pero si no se sabe llevar a cabo este método, la inflamación y dolor es mayor. Si la técnica es llevada a cabo a la perfección, entonces se reduciría el tiempo de sanación, de terapia, la cicatriz y el dolor. Con el doctor Vilchez no debes preocuparte por ninguna de las dos técnicas, ya que él tiene los conocimientos, experiencia y habilidades para que tu operación y recuperación sean las óptimas.

Si tienes molestias que te impiden llevar a cabo tus actividades cotidianas, acércate al doctor Vilchez. Recuerda que el objetivo de un reemplazo de cadera es que puedas regresar a tu vida sin mayores problemas. De igual manera, si tienes dudas sobre la operación, sobre las posibles complicaciones, la terapia, los cuidados pre-operatorios o cualquier otro concepto, no dudes en contactarlo.