Preguntas frecuentes sobre la artroscopia de rodilla

Cuando las rodillas nos han causado graves dolores, incluso la discapacidad, la cirugía puede ser la mejor alternativa para recuperar la movilidad y la calidad de vida; sin embargo, los nervios y la incertidumbre pueden ser muy grandes y causarnos dudas, que se manifiestan en la consulta previa al procedimiento. A continuación responderemos las dudas más frecuentes sobre la artroscopia de rodilla que se presentan en nuestro consultorio.

• ¿Qué es la artroscopia de rodilla?

Es un procedimiento en el que se accede al interior de la articulación en la rodilla para trabajar en ella, sin la necesidad de abrirla totalmente; se practica mediante unas pequeñas incisiones, de un centímetro aproximadamente, por lo que se considera una técnica quirúrgica mini invasiva.

Se utiliza en la actualidad para el tratamiento de las lesiones en los meniscos, como adherencias, plicas, cuerpos libres y para tratar las lesiones que apenas comienzan en los cartílagos.

• ¿Cómo se realiza?

El especialista rellena la articulación con un suero estéril a presión, que la inflará como un globo; esto con el fin de ver al interior de la articulación y evitar las lesiones en los tejidos con las maniobras. El paciente se coloca acostado boca arriba, sin nada que traccione a la articulación; el cirujano movilizará la pierna y bloqueará la posición del muslo para abrir el espacio articular.

Una vez abierto el acceso, se introduce una cánula metálica con un sistema óptico para iluminar y amplificar el interior de la articulación, que vuelca la imagen a un monitor; al llegar al interior de la articulación, se introducen por las incisiones los instrumentos necesarios para trabajar.

Posteriormente se procede al lavado articular para eliminar residuos de sangre, trozos de los tejidos extirpados, etc. Es frecuente que la rodilla aumente su volumen por varias horas y, en algunos casos, por días debido a la persistencia del suero que se utilizó para el lavado articular.

• ¿Qué ven los médicos a través de este procedimiento?

Se realiza la artroscopia para ver el aspecto del líquido sinovial en las rodillas, es decir, del fluido viscoso que lubrica la articulación, el cual puede contener sangre o cuerpos libres y verse turbio; este líquido se analiza para determinar su composición.

También puede analizarse el aspecto de la membrana sinovial, que es el saco que cubre el interior de la articulación y produce el líquido sinovial; en algunos casos se realiza una biopsia para analizarla con el microscopio.

También se puede ver el cartílago de las superficies articulares del fémur, tibia y rótula utilizando un gancho especial para ver su consistencia y descartar posibles lesiones; con ese mismo gancho se puede observar y palpar el anillo de los meniscos.

También se analizan los ligamentos cruzados, su estado y resistencia a la palpación y la forma en que se desplaza la rótula al doblar y estirar la rodilla.

• ¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

Se utiliza raquianestesia para que el paciente se encuentre consciente pero no tenga sensibilidad de la espalda para abajo; los pacientes en los que se emplea anestesia local pueden estar incómodos durante la intervención y sentir dolor en partes de la rodilla que no fueron anestesiadas.

Sólo en el caso de resistencia a la anestesia local o raquea, se utilizará la sedación total.

• ¿Cuánto tiempo debo permanecer internado?

Usualmente la artroscopia de rodilla es un procedimiento ambulatorio o de estancia hospitalaria muy corta; en la mayoría de los casos se da de alta al paciente el mismo día, en cuanto se pasa el efecto de la anestesia.

• ¿Cuándo se indica una artroscopia en la rodilla?

Para confirmar diagnósticos de trastornos o lesiones en las rodillas y determinar los mejores tratamientos, que también pueden ser artroscópicos; también se utiliza este procedimiento para realizar biopsias sinoviales, extraer cuerpos extraños o fragmentos de cartílago roto, derivados de la formación de nódulos de cartílago en la membrana sinovial; también se utiliza para extirpar las roturas de meniscos, afeitar a la membrana sinovial en trastornos reumáticos, alisar las ulceraciones en los cartílagos, eliminar adherencias en las articulaciones, para el lavado articular de residuos que provocan dolor, entre otros casos.

Los avances en técnicas como ecografía, artrografía o resonancia magnética han provocado que cada vez se utilice menos la artroscopia para diagnosticar los trastornos en las rodillas, sin embargo, es de gran utilidad para otros tratamientos como las fracturas en los platillos tibiales o la reconstrucción de los ligamentos cruzados.

• ¿Qué estudios preliminares se realizan para determinar si es necesario el procedimiento?

Se debe realizar un análisis de sangre, una radiografía del tórax, un electrocardiograma, un ecocardiograma, pruebas de ventilación ventricular, pruebas de alergia, una telemetría para ver los ejes de la rodilla y las extremidades.

• ¿Qué cuidados posteriores se requieren?

Durante los primeros días posteriores al procedimiento se aplica antibiótico para prevenir una posible infección; se colocan tubos de drenaje para evacuar el sangrado residual producido durante el procedimiento, estos drenajes se retiran a más tardar a los dos días.

Se prescriben analgésicos para el dolor, para lo cual se puede permanecer en reposo y mover la rodilla con aparatos llamados artromotores, que ayudan a dar movimiento a la articulación pero sin hacer esfuerzo.

De acuerdo con el caso, el médico es el encargado de indicar los cuidados post operatorios, ya que a algunos pacientes se les realiza la artroscopia de rodilla junto con otros procedimientos, o puede implantarse una prótesis y requerirse cuidados especiales.

Los puntos se retiran alrededor del décimo día.

En la clínica del Doctor Vilchez encontrarás todos los procedimientos quirúrgicos para recuperarte de lesiones articulares en las rodillas, llámanos y programa tu cita de valoración.

Publicaciones recientes

Deja un comentario