¿Es recomendable la protesis de rodilla en la tercera edad?

Una de las articulaciones más importantes del cuerpo humano es la rodilla, que se compone por un triple encaje de huesos: la rótula, que se engrana con los cóndilos o las protuberancias ubicadas en el interior del fémur y que a su vez engranan con los platillos tibiales y la articulación femorotibial, que se compone por el compartimiento medial ubicado al interior de la rodilla, el compartimiento lateral a los lados de la rodilla y el compartimiento femoropatelar; una protesis de rodilla reemplaza a uno, dos o a los tres compartimientos.

En la tercera edad, las caídas y accidentes son muy comunes y, el desgaste óseo y articular puede provocar fracturas y provocar que la implantación de una prótesis sea la única esperanza para que el paciente pueda seguir caminando y tener una vida lo más normal posible. Además de los accidentes, la artrosis de rodilla, la artritis reumatoide, la necrosis de los cóndilos y los tumores en las rodillas son lesiones que pueden provocar un estado de dolor y discapacidad.

La edad no debe ser un factor determinante para decidir qué pacientes pueden ser sometidos a una cirugía de reemplazo de rodilla o de cadera, ya que muchas personas mayores de 65 años pueden acceder a ellas, en tanto sus condiciones de salud se los permita; sin embargo, la edad por sí misma no es un factor que se encuentre contraindicado con la cirugía.

Los médicos suelen tener reservas al momento de decidir si un paciente de la tercera edad es un buen candidato para una protesis de rodilla, especialmente por los factores de riesgo asociados, que podrían estar implicados durante o después de la cirugía; sin embargo, diversas investigaciones indican que las personas mayores presentan las mismas mejorías que los más jóvenes, especialmente la reducción del dolor.

Por otro lado, las personas más jóvenes también son susceptibles a los riesgos y complicaciones asociadas a cualquier tipo de cirugía, como las infecciones; posteriormente, durante el post operatorio, los masajes terapéuticos y sesiones de terapia física y ocupacional son factores clave para una pronta recuperación, la atenuación de los dolores musculares y para recuperar la calidad de vida y el andar del paciente.

En la tercera edad, el deterioro articular causado por la osteoartritis es la causa más frecuente para una prótesis que sustituya los tejidos lesionados, y permita al paciente tener una vida plena y sin dolor.

Los materiales que se utilizan para las prótesis son aleaciones de metal y polietileno, que en la actualidad son los mejores para estos casos, ya que presentan condiciones adecuadas de durabilidad, resistencia y soporte para el esfuerzo que hará el paciente al caminar.

Las prótesis suelen sustituir a los componentes:

  • Femoral: Una caperuza de metal que tiene la misma forma de los cóndilos y se une al hueso mediante una superficie porosa o por una especie de pegamento de polimetilmetacrilato.
  • Tibial: Una tibia fabricada con polietileno y metal, por el cual se une a la zona de unión al hueso.
  • Rotuliano: Una pieza que suele fabricarse con polietileno y metal como soporte para anclarse directamente al hueso.

También encontramos prótesis totales, que sustituyen a los tres compartimentos en caso de que se encuentren muy dañados y prótesis de rescate que se utilizan para reemplazar a las prótesis que se aflojaron, en casos de deformaciones en las rodillas o en tumores, donde se extirpa una gran cantidad de tejidos.

Cada componente se diseña en función de los ligamentos y tejidos del paciente, entre más ligamentos se conserven, se considera que es menos constreñida; entre más piezas tenga la prótesis mayor es el riesgo de que rocen entre ellas y se desprendan residuos o virutas que lesionen al hueso, lo que es común en las prótesis de recambio o rescate.

¿Cuándo NO se aconseja una protesis de rodilla?

  • Cuando se presenta una infección, no sólo en la rodilla, sino en general, pues las bacterias pueden viajar por el torrente sanguíneo hacia la prótesis, donde puede alojarse ya que los microbios suelen alojarse en los materiales extraños al organismo y sólo pueden erradicarse extrayendo dicho material, lo que representa una tragedia para el paciente. Antes de la implantación de la prótesis se debe realizar una revisión general del estado de salud del paciente, pues hasta una muela careada puede ser un foco de infección. Las infecciones previas deben ser tratadas y posteriormente se implantará la prótesis.
  • Los casos de enfermedad grave también son contraindicados para la cirugía, especialmente si estos trastornos representan un riesgo ante el procedimiento o la anestesia: diabetes, enfermedades cardiovasculares o respiratorias, alteraciones de la coagulación, entre otras.
  • Falta de musculatura, lo que puede ser un gran impedimento en la tercera edad, pero también en personas más jóvenes en situación de parálisis.
  • En casos de demencia senil, ya que el paciente puede cometer varias acciones imprudentes que dañen su salud general.
  • Para ser candidato para una prótesis, se requiere un buen estado de salud del hueso, ya que es el que acogerá la prótesis; los pacientes menores de edad y en desarrollo deben retrasar la cirugía todo lo posible, pues el crecimiento puede aflojar el implante y provocar que sea necesario uno nuevo.

Tras una cirugía de implante de prótesis, es importante acudir regularmente a consulta con el traumatólogo para detectar oportunamente los posibles aflojamientos u otras situaciones; el paciente tendrá que evitar caminar por pisos irregulares, saltar y correr, así como cargar cosas muy pesadas. Del mismo modo, el paciente tendrá que cuidar más su dentadura pues recordemos que las infecciones dentales pueden causar infecciones en la prótesis, pero también hay que visitar al médico si se sospecha cualquier tipo de infección, por pequeña e insignificante que parezca; también se debe indicar a cualquier médico que se visite si se porta una prótesis.

La natación y el ciclismo en bicicleta fija son actividades recomendadas para evitar caídas y sobreesfuerzos que ocasionen movimientos que fuercen al encaje protésico y lo debiliten.

En la clínica del Doctor Vilchez encontrarás el mejor procedimiento de protesis de rodilla para que recuperes tu salud y calidad de vida. Llámanos hoy mismo y solicita tu cita de valoración.

Publicaciones recientes

Deja un comentario