Recuperación de una prótesis de rodilla

Le damos la mas cordial bienvenida al blog del Doctor Vílchez, a lo largo de esta entrada, vamos a hablar un poquito acerca del tiempo de recuperación y de algunos detalles al respecto de la operación en la que se coloca una prótesis de rodilla, ya que si usted está considerando someterse a este tipo de intervención, es importante que tenga en cuenta esta información.

Este tipo de intervención quirúrgica, se realiza generalmente en pacientes en los que se presenten problemas como desgastes de rodilla o en casos de artrosis en grados severos. Normalmente esto se diagnostica cuando el paciente ha perdido completamente la capacidad de usar dicha articulación, quedando inhabilitado para continuar con su vida cotidiana.

En algunos casos, el dolor del paciente es demasiado y por lo tanto se recomienda este procedimiento, ya que los analgésicos u otros tratamientos no funcionan más. Su objetivo principalmente consiste en remplazar a través de una prótesis, a la articulación completa o la parte de esta que se encuentre dañada. En general, se realiza en personas que son mayores a una edad de 65 años, pero hay excepciones en pacientes jóvenes, ya que cada caso es diagnosticado en particular y responde a diversas razones.

Previamente al procedimiento quirúrgico, se recomienda que el paciente se someta a una serie de estudios completos de radiología y de la realización de un balance clínico, para determinar su estado de salud e implementar las medidas necesarias para que todo salga bien. Esto es muy importante ya que de eso depende que la operación se realice con éxito y no se comprometa más a la articulación ni a su salud en general.

La operación de prótesis de rodilla dura un promedio entre 50 minutos y las 2 horas, dependiendo de la complejidad del caso y de las consideraciones que tomen cuenta el equipo médico encargado, posteriormente, el periodo de recuperación en el hospital dura unos días y se sigue el tratamiento en casa.

Normalmente, se recomienda que el paciente comience a caminar a partir del cuarto día de la operación, apoyándose en muletas, las cuales se podrán dejar de utilizar al cabo de un mes o mes y medio. Es de vital importancia que la persona que se haya sometido a esta intervención tome terapias que le ayuden a recobrar sus movimientos normales y a incorporarse lo mejor posible a sus actividades cotidianas.

Se considera que un paciente con una prótesis de este tamaño podrá volver al trabajo en un promedio de tiempo de tres meses, según las recomendaciones del doctor encargado, al cual debe de visitar periódicamente para las revisiones. Si llega a presentar dolor, se recomienda que dé aviso de inmediato al cirujano para que le recomiende un tratamiento de analgésicos, sin embargo, si el dolor persiste es probable que necesite de otro tipo de intervención.

Cabe recalcar el hecho de que para que dicha operación tenga un éxito rotundo, el paciente debe de seguir al pie de la letra cada una de las instrucciones y cuidados que le recomiende el cirujano y el terapeuta que le estén tratando, para evitar complicaciones mayores. También resulta sustancial que se haga un cuidado preciso de la herida para evitar que se infecte, para tal motivo debe de cambiar el vendaje del diario tal y como se le indicó.

Dicha herida, como cualquier otra realizada en una cirugía, está estructurada por puntos, los cuales serán retirados después de algunas semanas tras la realización de la cirugía. Se debe de cuidar muy bien esta cuestión, pues si no se tiene la higiene necesaria y la limpieza no se lleva a cabo con delicadeza, se corre el peligro no solo de adquirir una cicatriz mayor a la que hubiese quedado de seguir las instrucciones, sino incluso de que la herida se infecte, no cierre pronto y se exponga a más agentes perjudiciales, etcétera.

De igual forma, se recomienda que el paciente que se haya sometido a una operación para colocarse una prótesis de rodilla, se someta también a un régimen de alimentación adecuado, el cual incluya un plan dietético bien balanceado. En algunos casos, el médico recomienda que el paciente consuma algunos suplementos alimenticios con la intención de ayudar a que la cicatrización de la herida sea buena y más rápida.

Otra de las cosas que son recomendadas por los médicos a éste tipo de pacientes, es una rutina de ejercicio para fortalecer el tejido muscular, sobre todo durante las primeras semanas después de la cirugía. La persona debe de hacer los ejercicios que se le indicaron, para acortar el tiempo de recuperación lo más posible. Se recomienda, lo antes posible empezar a caminar, dando pasos cortos, para lograr fortalecer los músculos alrededor de la rodilla.

Este tipo de terapia física de la que hablamos, la deberá realizar la persona desde su casa, la cual incluye hacer pequeños paseos que vaya aumentando conforme avancen las semanas hasta poder salir al exterior. Los ejercicios también tendrán que llevarse a cabo paulatinamente, con el fin de poder recuperar la movilidad total de la rodilla.

Si necesita mayores informes no dude en consultar a su médico, o marcarnos para tener una cita con uno de los especialistas en México, tal es el caso del Dr. Félix Vílchez, quien desde hace muchos años, se dedica a realizar este tipo de cirugías traumatológicas, siendo uno de los mejores en su área, con un sinnúmero de certificaciones en ortopedia y traumatología, quien puede orientarlo acerca de este y otros tratamientos.

No arriesgue su salud con sujetos que sólo buscan lucrar con la salud, el Dr. Vílchez puede ayudarlo a mejorar al realizar esta cirugía, con el mejor profesionalismo y la calidad que usted necesita. No lo piense más, es su mejor opción al respecto de estos padecimientos.

Publicaciones recientes

Deja un comentario