Sobre la lesión de meniscos y su impacto en el ámbito deportivo

Les damos la más cordial bienvenida a todos aquellos que nos regalan un poco de su tiempo con su visita a este blog, desde el cual, el Dr. Félix Vílchez Cavazos busca acercarse a las organizaciones deportivas y a los practicantes profesionales para que conozcan sus servicios diversos y de alta calidad, en caso de que lleguen a sufrir alguna lesión o daño en sus articulaciones.

Esta vez, el objeto de esta entrada será la lesión de meniscos, la cual suele afectar a muchas personas que desempeñan actividades físicas pesadas. Para ser más precisos, hablaremos primero sobre las causas y factores que participan en su aparición y después trataremos los daños meniscales en el ámbito deportivo. Recuerden que si residen en la ciudad de Monterrey pueden acudir con uno de los especialistas más reconocidos en la medicina deportiva: el Dr. Félix Vílchez. Sin más prolongaciones, enfoquémonos en los temas que nos corresponden en esta entrada, la cual esperamos sea agradable para nuestros visitantes.

Lesiones meniscales: causas.

Las lesiones suelen ser frecuentes, sin necesidad de que se practique un deporte de forma profesional. Sin embargo, cabe destacar que en este último, debido a las duras condiciones de operación y entrenamiento, suelen presentarse muchos casos al año. Por suerte existen médicos deportivos capaces de poner solución a una larga lista de problemas, entre los cuales destaca la lesión de meniscos. Se trata de una de las lesiones más comunes, aunque su origen radique en múltiples factores y no sólo en uno.

Entre las causas de las roturas meniscales, destaca el daño generado por el desgaste articular. Las malformaciones de los discos de cartílago de origen congénito, pueden ser también un factor notable. Cuando estas roturas son del tipo agudo, suelen ser ocasionadas en actividades físicas pesadas, por ejemplo en deportes como el futbol, el tenis y las artes marciales, en las que son realizadas paradas violentas y giros repentinos de gran impacto.

La conjugación de la rotación y la tensión generan en las articulaciones fuerzas de cizallamiento. Estas fuerzas derivan a menudo en dificultades como la lesión de ligamentos y meniscos, asimismo, en condiciones pesadas como las que se dan en las industrias, las sobrecargas del tejido cartilaginoso desembocan en la lesión de meniscos.

Los daños en esta zona pueden suscitarse por otros factores. Al contrario de otros tejidos, el cartilaginoso sólo puede nutrirse de manera indirecta por medio del líquido sinovial, debido a ello los cartílagos poseen una limitada capacidad de regeneración. Es cierto que el menisco pierde resistencia y se vuelve más frágil con la edad. Con el transcurrir del tiempo, pueden formarse fisuras y huecos finos que de no ser tratados pueden desencadenar un malestar peor en situaciones continuas de sobrecarga. Cabe mencionar que en realidad, la vejez no es una causa absoluta de las roturas meniscales, ya que incluso estas pueden presentarse a temprana edad.

Los modos incorrectos de sentarse y las malas posiciones de las piernas pueden propiciar también el surgimiento de una lesión meniscal. En aquellos individuos que poseen piernas arqueadas, resulta casi siempre lesionado el menisco interno, mientras que el menisco externo se lesiona en individuos con piernas en X.

El daño meniscal en los deportes.

Para tratar este subtema, es necesario tener en claro que son los meniscos integrados en nuestras rodillas. Se trata de estructuras fibrocartilaginosas localizadas en el interior de las articulaciones de las rodillas, con mayor precisión, entre la tibia y el fémur. Es cierto que existen lesiones que se pueden padecer durante toda la vida y por desgracia, la que compete a la zona meniscal es una de estas.

Cada rodilla cuenta con dos meniscos: uno externo y otro interno. Estas estructuras de fibrocartílago proporcionan diversas funciones, por ejemplo, absorber impactos, optimizar la coherencia de las articulaciones, distribuir las cargas y brindar estabilidad a las rodillas. Cada una de estas funciones es necesaria para una enorme cantidad de deportes que se practican de forma profesional, por ello es importante que los deportistas cuenten con una excelente salud meniscal, incluidos los practicantes amateur que no cuentan con medidas regulatorias durante sus ejercicios.

La lesión de meniscos, a causa de actividades físicas, es en realidad muy frecuente. Esta se presenta regularmente en las personas de sexo masculino, aunque esto no evita que mujeres, niños y personas de la tercera edad, alguna vez la padezcan. Según testimonios de los deportistas afectados por este tipo de lesión, se siente en un primer momento un ligero crujido acompañado de un dolor sumamente intenso en la zona que corresponde a la rodilla. Dicho dolor imposibilita las pisadas de la pierna afectada y son consecuencia comúnmente de torsiones en la rodilla al realizar un movimiento incorrecto, ya sea soltando patadas violentas o cambios bruscos de tensión y velocidad.

En muchas ocasiones, los deportistas presentan en la línea articular (entre la tibia y el fémur): dolores específicos o difusos; atrapamiento y aumento de volumen; incapacidad de extender o flexionar completamente la rodilla; bloqueo mecánico e inmovilidad.

Durante los diagnósticos pueden encontrarse derrames articulares, pérdida del rango motriz, atrofia en los cuádriceps, dolor al contacto, entre otras lesiones que pueden coexistir con la rotura meniscal, por ejemplo, el daño al ligamento cruzado anterior y cartílagos. Por suerte, los deportistas cuentan con diversos tratamientos para poner solución al malestar y superar la incapacidad, a saber, la sutura meniscal o meniscorresis y la menisectomía parcial.

Esperamos que esta entrada haya sido de utilidad para los lectores, por ahora nos despedimos no sin antes invitarlos a que visiten al doctor si desean obtener los mejores servicios en la zona regiomontana. Nos vemos en la próxima entrada de este blog, ¡hasta pronto!

Publicaciones recientes

Deja un comentario