Traumatologos en monterrey y cómo asisten en las lesiones traumáticas acumuladas

¿A qué nos referimos con las lesiones traumáticas acumuladas? A todos aquellos traumas que se han repetido en diversas ocasiones ya y están causando un daño mayor por la constancia, no por la intensidad. Para ello, los traumatólogos en Monterrey tienen la solución.

Regularmente hay dos tipos de lesiones: de accidente, y de acumulación. Las lesiones traumáticas acumuladas también se conocen como lesiones “repetitivas”. Cuando en las actividades diarias se implican acciones repetitivas, se desarrolla poco a poco un dolor o un padecimiento. Por ejemplo, dolor de espalda, o si usas tus manos repetidamente en el trabajo desarrollas dolor en la mano o muñeca, o si caminas mucho podrías desarrollar dolor de rodilla. Si estás expuesto a toxinas y / o sustancias químicas durante un período de tiempo desarrollas problemas respiratorios, o si estás expuesto a ruidos fuertes en el trabajo podrías padecer gradualmente problemas auditivos. A todos estos resultados de consecutivas acciones se les conoce como lesiones de “trauma acumulativo”.

Además de las lesiones traumáticas acumuladas físicas anteriores, también puedes desarrollar una lesión psicológica traumática acumulada. Por ejemplo, si estás expuesto al estrés continuo en el trabajo que causa ansiedad, depresión, pérdida de sueño o problemas de estómago, puede tener una reclamación de compensación de trabajadores por una lesión psicológica traumática acumulada. Muchas veces, muchas personas que realmente disfrutan de su trabajo no se dan cuenta de cómo el estrés inherente en su trabajo impacta su cuerpo y tienen lesiones emocionales de trauma acumulativo.

Pero claro, uno creería que esto ya no concierne los traumatólogos en Monterrey, que ven la parte física, sino de los psicólogos. En realidad todo lo contrario. ¿Cómo ayudan los traumatólogos en Monterrey la parte del cuerpo que les corresponde?

Veamos un ejemplo: los agentes de policía, que cada día salen a la calle y ponen sus vidas en riesgo (estamos hablando de policías correctos, responsables y trabajadores). Por lo tanto las lesiones traumáticas acumulativas les afectan emocionalmente (el estrés acumulado de luchar por la paz y la justicia). Estos daños emocionales con frecuencia resultan en lesiones físicas secundarias, también. Tales reacciones físicas secundarias a las situaciones estresantes continuas incluyen problemas del sueño, problemas de estómago, problemas de la mandíbula que molían sus dientes, e incluso disfunción sexual.

Una lesión traumática acumulada también puede provocar o agravar una lesión o condición previa. Por ejemplo, alguien que ha tenido una lesión en la espalda hace muchos años y está obligado a hacer un montón de levantamiento repetitivo en su trabajo actual puede tener un agravamiento en sus síntomas de espalda.

El trauma acumulativo o el estrés repetitivo pueden provocar lesiones en casi todas las partes del cuerpo. Algunas de las lesiones más comunes que resultan de estos traumas, son:

  • Lesiones del cuello, incluyendo daño a tendones, músculos y nervios.
  • Lesiones en la columna vertebral, tales como protrusiones, abombamientos o hernias.
  • Lesiones en el hombro, incluyendo daño a la articulación rotador, la articulación acromioclavicular, el labrum y el tendón del bíceps.
  • Síndrome de la salida torácica. Con este problema nervioso de la columna vertebral que ayuda a controlar los brazos, a veces los vasos sanguíneos del corazón que alimentan los brazos se comprimen. El resultado es el entumecimiento en los dedos y la sensación de que la mano o brazo lesionado está dormido.
  • Lesiones de la espalda baja, incluyendo daño a tendones, músculos y nervios.
  • Síndrome del Encierro del Nervio. Tres nervios que con frecuencia terminan atrapados son el nervio mediano, el nervio cubital y el nervio radial. El atrapamiento del nervio mediano en la muñeca se llama síndrome del túnel carpiano. El atrapamiento del nervio mediano en el antebrazo se denomina síndrome de pronador-teres. El atrapamiento del nervio cubital en el codo se llama síndrome del túnel cubital.
  • Tendinitis. Tendinitis en el área de la muñeca es la más común, pero la tendinitis también se puede desarrollar con frecuencia en el codo o los hombros.
  • Tenosinovitis. Esta condición implica una inflamación de la vaina del nervio y puede dar lugar a dolor y entumecimiento de la mano.
  • Síndrome de De Quervain. Esta es una forma particularmente común de tenosinovitis.
  • Enfermedad de Raynaud. Esta condición causa entumecimiento y dolor y hormigueo de las manos y los dedos. Uno de los rasgos distintivos de la enfermedad de Raynaud es que la persona lesionada suele desarrollar sensibilidad al frío.
  • Artritis de la articulación basal del pulgar.

Todas estas lesiones o enfermedades pueden desarrollarse a causa de cualquiera de las actividades repetitivas que ponen cierto peso, presión o posición incorrecta en tu cuerpo. Así como lees los nombres tan extraños, puede llegar a ser la gravedad de la lesión.

Por eso es sumamente importante que si vas a continuar con actividades de este tipo, te prevengas. ¿Cómo hacer esto?

Asegúrate de que la posición es la correcta. Por ejemplo, es muy común que las personas, al levantar algo del suelo, simplemente doblen la columna, en lugar de agacharse por completo, es decir, en lugar de utilizar los músculos de las piernas. La posición correcta es con la espalda totalmente derecha y con las piernas dobladas. Sobre todo si el objeto es muy pesado, querrás hacerlo correctamente.

Utiliza herramientas. Es también frecuente que acciones repetitivas que causen lesiones puedan suplirse con algunas herramientas. Si caminas todos los días con mucho peso, quizá quieras tomar un atajo o subirte a un taxi. No quieres poner peso de más en tus rodillas ¿cierto? Sobre todo considera esta opción si tienes sobrepeso.

Cuida de tus lesiones previas. Si ya has tenido alguna caída y te has lastimado la cadera, por ejemplo, deberías tener eso en cuenta. Tal vez no sientas dolor pero una repetición de movimientos puede llegar a lastimarla otra vez. Lo mismo con el resto de las articulaciones y músculos.

Para mayor información, siempre puedes consultar a tus traumatólogos en Monterrey, Nuevo León. Entre ellos, el Dr. Vilchez está a tu disposición y desea ayudarte.

Publicaciones recientes

Deja un comentario